EL COLUMPIO PERDIDO

Nos hemos prohibido a nosotros mismos el hábito de jugar y hay una parte del alma que grita de ganas de poder volver atrás, de salir del camino impuesto por la circunstancia, de actuar por el mero placer de distraerse