LA DUDA DECISIVA

“Una de estas optimistas irredentas, sentó un día la oscura piel de su destino en el asiento delantero del autobús, cuando las mujeres negras como ella ocupaban por ley los últimos asientos en los coches y en la vida de Estados Unidos.”