ELOGIO DEL PUÑETAZO

El gran peligro no es el maltratador sino la falta de compromiso del resto de los hombres (y mujeres) buenos.