QUIEN LO PROBÓ LO SABE

Habíamos viajado en una caravana pequeña a la que bautizamos “Rayuela” en honor a Cortázar. Aquélla tarde, apenas pedaleaba y la bici arrancaba optimista, dispuesta a llevarme al fin del mundo, como si su carga fuera una mujer etérea