LA NIEBLA

La niebla se percibía en una especie de atmósfera sólida que dejaba su huella en la pequeña capa gris que se podía retirar con el dedo en cualquier superficie horizontal, ya fuera dentro o fuera de casa.